domingo, 14 de febrero de 2016



Para R-


Estás atando el suave lazo de tu camino.
Ahora mismo, en la serpentina de la curva,
ladeas tu cabeza con incredulidad.
Todavía el viento soporta tus dudas,
aún hay luz alrededor.
A cada kilómetro, la distancia,
te sirve facilidad del olvido.
Berlín te acoge frío, oscuro.
Moldeas la nieve con tus pasos
deprisa, que no cuaje este sentimiento.

En la suave cuna de su vientre
sacudes el último pétalo de amapola.

1 comentario:

  1. Q precioso texto...

    Aunque ahora ya se...que no sabré..

    ResponderEliminar